Cuando se acerca el nacimiento de un bebé la gente quiere regalar cosas, pero muchas serán trastos que se acumulan fácil y deprisa. No hay que tener pudor, se debe decidir lo que es necesario o apropiado, ¡haced una lista de regalos de nacimiento!, muchos amigos lo agradecerán. A veces es preferible posponer el regalo para cuando la criatura empieza a moverse más y ser más exigente (a partir de los 6 meses).

mantitaUn complemento útil desde el nacimiento es el arrullo (manta pequeña). Mi primer hijo tenía la piel atópica y me costó mucho conseguir uno que no fuera sintético, por eso comencé a tejerlos con algodón ecológico, respetuoso con el medio ambiente y con las pieles delicadas. Sirven para envolver al bebé desde el principio y que se sienta más protegido, piensa que en la barriga no tenía mucho sitio para moverse. Se puede usar como forro para el cuco del coche, de cambiador… Las muselinas y gasas también son prácticas, como cambiador improvisado, babero o para dar sombra en el cochecito.

Saber desechar y organizar desde el principio.

Es muy fácil acumular cientos de objetos con un bebé en casa. Regala o recicla cuanto antes las cosas que ya no vayas a usar. Mira uno por uno cada objeto, piensa que cumplió su objetivo y si no le ves ya utilidad, deshazte de él. Quizás tengas algún regalo sin estrenar que sabes que nunca usarás, también cumplió su objetivo, fue gratificante recibirlo e hizo feliz a la persona que te lo entregó porque te demostró su aprecio; si no lo vas a usar, ¡deséchalo!. Tus propias cosas igual, las madres cambiamos de talla constantemente (y muchas veces inversamente proporcional a nuestros hijos), ¡revisa los armarios! y acuérdate de las conocidas.

Los libros, puzzles y juguetes lúdicos pueden interesarle al colegio. Tmbién puedes organizar mercadillos de intercambio en el cole. Pero sigue este principio: lo que para ti no esté en buen estado no se lo des a otro, ¡tíralo!.

Adjudica un mismo espacio a cosas similares (libros con libros, juguetes con juguetes, etc.) y sobre todo evita en lo posible que lo del bebé lo invada todo. Coloca las cosas en su lugar en cuanto entren en tu casa, no lo demores.

Categorías: reflexiones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *